sábado, enero 29, 2011

El drama lencho: el deseo de rescatarla

Hay cierto tipo de lenchas a las que les atrae la vulnerabilidad y no pueden resistirse a ella. Ven a una lenchita con los ojos húmedos y es como si un cachorrito triste les aullara de dolor. No pueden resistirlo y no sólo eso: quieren hacer todo lo posible para salir a su rescate.

Lo cierto, Itsy Guadalupe, es que tal vez Magdalena Encarnación no te gustaba tanto, hasta que la encontraste con la mirada perdida y la voz quebrada. La conociste alegre, bromeando por cualquier cosa y sí, te cayó bien, pero no te fijaste en ella.

Hasta ese día, cuando las dos estaban en una fiesta y la viste triste. No soportas ver a nadie triste. Se te arruga el corazón de sólo pensarlo y lo sabes, así como sabes que cada vez que ves a un gatito atropellado, cada vez que matan a la mamá de Bambi y cada vez que oyes esa canción (que en realidad son como 3,000 canciones), se te llenan los ojos de lágrimas.

Te acercaste a Magdalena Encarnación y le preguntaste qué tenía. Ella bajó la mirada y dijo que no era nada. "Algo tiene que ser, si te tiene tan triste". Y así, Magdalena Encarnación comenzó a contarte sus problemas.

No importa qué te haya contado, generalmente es una de 4 cosas: la ex, la futura, los amigos, la familia. La ex-novia sigue torturándola, la futura no le hace caso, los amigos hicieron alguna tontería, se peleó con su mamá...

Se le escapa una lagrimita y lo único que quieres hacer, Itsy Guadalupe, es abrazarla y protegerla de todo el daño que el mundo le ha hecho. Tú sabes lo que es que te lastimen y por eso quieres evitarle el sufrimiento a toda costa. Pero resistes, sólo le pones una mano en el hombro y te quedas sin palabras... porque no la conoces tanto, porque no tienes las palabras correctas o no quieres decir algo inapropiado.

Cuando te des cuenta, Itsy Guadalupe, estarás manejando de vuelta a tu casa preguntándote cómo estará ella, imaginando posibles soluciones para sus problemas, aún cuando sabes que no deberías de estar pensando en esas cosas.

Porque en el fondo estás consciente Itsy, de que después de eso se van a volver amigas, irán por el café, hablarán horas por teléfono y te va a contar todos sus traumas de infancia, todas las veces que le rompieron el corazón, cada una de las veces que la decepcionaron y todo el dolor que le han ocasionado. Y tú, vas a querer curar ese dolor, pero no vas a poder.

Porque Magdalena Encarnación despertará sonriendo al día siguiente, lista sin saberlo, para seguir cometiendo los mismos errores y enamorarse de mujeres que le hacen daño. Pero no de ti Itsy, nunca de ti...

18 comentarios:

  1. Anónimo5:24 p.m.

    Así conocí a una el fin de semana! y me costo mucho, contenerme para no cometer algo inapropiado, pero es q neto se ponen en bandeja, obvio nunca falta la manchada q se aprovecha.Pero bueno, como Tu dices esas lenchitas no cambiaran, y andarán por ahí cometiendo los mismos errores, hasta q maduren. Saludos PUNKETITA

    ResponderEliminar
  2. Que venga una princesa machis-valiente, con armadura, y me rescate!!!

    jajaja maldito Disney, cuánto daño me has hecho!

    ResponderEliminar
  3. Qué gacho es ser como Itsy Guadalupe... pero si hasta parece que somos medio masoquistas, ahí estamos de paño de lágrimas y al mismo tiempo que damos consejos, somos incapaces de aplicarlos a nuestras vidas.

    Triste pero cierto...

    ResponderEliminar
  4. Esta vez sí sentí la pedrada dándome duro en la frente. Qué cosas!

    ResponderEliminar
  5. Con cuerdo con a.dri.a.na y hasta me siento una Itsy Guadalupe

    ResponderEliminar
  6. Creo que muchas tenemos tendencias a comportarnos así porque el simple hecho de ser mujer... Es ser sensibles ante el dolor ajeno, ante cualquier circunstancia desagradable en la vida de nuestros seres queridos e incluso solo simples conocidos...

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  7. Oops, yo siento que soy como Magdalena Encarnación, no se si sea malo... tampoco es que lo haga a propósito, pero me sentí así :S.

    ResponderEliminar
  8. JAJAJAJAJA
    Totalmente, la verdad completita.
    Yo soy la pendeja que siempre se
    enamora de la equivocada.
    Opino que es hora e dejar de ser
    la pendeja y hacer las cosas bien.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo5:32 p.m.

    jeje de hecho mi novia es muy magdalena jaja,y yo siempre tratando de resolverle la vida :P lo chistoso es que nunca he podido, y no se si pueda hacerlo algun dia je.. Muchos saludos, m encanta tu pagina!

    ResponderEliminar
  10. la definicion de la vida misma.

    DL

    ResponderEliminar
  11. rayos, tambn m identifiq...con Itsy ...
    ...y creo deberia dejar d ser el pañuelo y buena amiga, y mas si maria encarnacion en mi cuento es sooo straight aunq luego bromea con q le gusta una d mis mejores amigas... u.u pero se mete o coquetea con cada imbecil q ni q... :/

    Saludos! (:*

    ResponderEliminar
  12. Anónimo8:38 p.m.

    que alguna femina me rescate! aww!

    ResponderEliminar
  13. Anónimo10:12 a.m.

    jajaja que buen blog, me encanta! seguiré leyendo que esto es adictivo!

    ResponderEliminar
  14. Anónimo12:36 p.m.

    Es tan fácil jugar el papel de protectora, que terminas por ignorar las heridas que aun tienes sangrando... aww yo tambien estoy a la espera d esa personita q pueda ver todo lo q hay dentro snif snif

    ResponderEliminar
  15. Anónimo4:27 p.m.

    Yo era Itsy Guadalupe... y al final Magdalena Encarnación si se enamoro de mi :)

    ResponderEliminar

¡Buga la que no comente!