domingo, julio 11, 2010

El relato de la marcha 2010

Yo sé que es el colmo que han pasado, ¿cuántas? ¿dos semanas desde la marcha? Y nosotras todavía no hayamos posteado más que fotos en el facebook de MOL. Yo sé, ¡eso no es de Dios! Por eso me propongo a hacer un relato de ese viaje épico para nosotras.

Déjenme comenzar contándoles que este viaje comienza con la indecisión de hacerlo o no. Más de mi parte primero, aunque luego Hilitaa y Claudia H. me convencieron. La Lencha estuvo a punto de dejarnos mal y su presencia se confirmó casi a último momento, después de un empujoncito. Chein quería repetir desde que nos despedimos aquel domingo del año pasado, cuando estábamos desayunando juntas en el hotel.

Cuando llegué al D.F., esta vez sin quemadura de café encima, Chein, Hilitaa y Claudia H. ya estaban en el hotel. Me encantó saludar por primera vez a Hilitaa después de haber tenido largas conversaciones telefónicas con ella, fue súper padre comprobar que Claudia H. tiene el mismo espíritu loco y divertido que en las redes sociales y este año nos encontramos con una Chein Sporty que aprovechó el gym del hotel todo lo que pudo.

Dino, capitalina como es, nos alcanzó en el hotel. ¿La Lencha? Hasta la noche. Nos fuimos a comer a un restaurante italiano y de pronto me preocupó algo que no había considerado: ¿embonarían las lenchas? Hil y Clau son comadrísimas. Chein y Dino se llevan súper bien, ¿pero entre grupos? Mi dilema se resolvió en menos de media hora cuando ya estaban todas comadreando.

Comentario ramdom nada que ver: descubrimos que Hil tiene las manos chuecas, sospechamos que tiene habilidades especiales para alcanzar el punto G.

Cuando terminamos de comer, yo les comenté que moría de ganas de ver una exposición en Bellas Artes y que la iba a ver con o sin ellas (así de drástica jajaja). Las lenchas solidarias como ellas solas, me acompañaron. Dimos el rol por las miles de salas, fui feliz y tuve veintitantos orgasmos visuales.

Regresamos al hotel y ahí comenzó la fiesta: teníamos la tiendita justo enfrente, listas para proveernos de alcohol y festejar en el cuarto de Hil y Clau que inmediatamente se volvió el centro de reunión. Por fin llegó la pinche Lencha y comenzó el maratón de arreglarse para salir.

Comentario ramdom nada que ver: Después de bañarme abrí tantito la puerta del baño para que saliera el vapor y la Lencha pasó en chinga. Creo que me vio en calzones. En venganza, yo también la aceché cuando se vestía.

A eso de la medianoche, el grupo de lenchas tocó calle y comenzó su peregrinaje. Fuimos a cierto antro gay que resultó ser puro rollo: a cada rato se acercaban chavos tratando de ligar. Chocábamos las bubis para evidenciar nuestra lenchez, pero creo que faltó que nos besáramos entre todas. Chein, con su look andrógino resultó la más ligadora. Y lo cagado fue que se nos acercó un grupo de chavos gays de Saltillo que llegaron para la marcha, pero nosotras les ganamos con nuestra multiprocedencia: Veracruz, Campeche, Colima, Yucatán, Tamaulipas...

Luego fuimos a otro antro donde Hil reveló su verdadero talento: esa muchacha es un trompo que baila al ritmo que le toquen. T-O-D-A-S bailamos con ella y seguía llena de energía. Su comadre Clau empezó a regentearla con las vecinas de mesa que le echaron el ojo. Chein ligó con un llaverito que luego resultó que quería bailar con todas.

Pero bueno, entre los brincos de Peter Pan de Hil para subirse el pantalón que tendió a la baja toda la noche, había una lencha enfrente (casi lencho) que nos dio show para entreternos. Para cuando Chein llegó con las palomitas, esa vieja ya tenía a dos chavas muy guapas en las piernas y besaba a una, a la otra y luego se besaban entre ellas. Nos tocó ver hasta mordida de bubi y toda la cosa.

A las 5 de la mañana estábamos regresando al hotel, como todas unas sinvergüenzas. Nos topamos con una valla de Twilight y eso fue el acabose: las lenchas cuasi bugas discutían cuál les gustaba más ¿el vampiro o el hombre lobo? ¿el chupa sangre o el peludo? Un grupo de chavos y chavas pasó junto a nosotras y se unió a nuestra profundísima discusión. La Lencha se le untaba al vampiro, Claudia al hombre lobo. Pero para mí, Hil tomó la mejor decisión cuando le estampó un beso a la imagen de Bella. Chein les decía: "¿No conocen Memoirs of a Lencha? Es un blog a toda madre", mientras los chavos se le quedaban viendo con cara de what y yo me moría de la risa.

No tengo idea de cómo nos paramos al día siguiente, pero eventualmente sucedió. Recibimos la visita de Wicko con quien nos pusimos al día y fuimos a desayunar. Nos fuimos a la marcha y el desmadre estaba a todo dar. Había disfraces padrísimos, carros bien locos, el infaltable "Buga el que no brinque" y una nueva frase: "No somos putos, somos un putero".

Ya para la tarde, decidimos seguirle a la fiesta en el hotel. Nos hicimos de provisiones y comenzó la convivencia. Este año, que no avisamos a nadie que íbamos al D.F. nos tocaron varias visitas y conocimos a gente súper interesante. La Lencha resultó toda una pi-ar y al rato ya teníamos a Gio de las Empanadas, a @Xaxamistress que escuchaba nuestras conversaciones atarantadas con ojos de asombro y luego nos cayó Megan junto con otras Musas de Metal: Ivi, Vanessa y Mónica. Conversamos padrísimo con todas ellas. Luego Wicko llegó con más amigas, también Abiku y Didi. En algún momento, teníamos hasta a 4 desconocidas entrando:

-¿Aquí es la fiesta?
- Sí... ¿Y ustedes quiénes son...?

Las conversaciones se pusieron buenísimas, en algún momento nos agarramos solidariamente las chichis y luego Hil y yo nos echábamos aporreadísimos diálogos yucatecos para entretenimiento de las lenchas, con varias referencias de este video. Era increíble: todas hablábamos con todas y la mayoría apenas nos conocíamos. No sé bien cómo sucedió, pero cuando íbamos caminando en peregrinación hacia la Chick's Party, conté 16 viejas.

Comentario ramdom nada que ver: La Lencha se aventó como matador y resbaló de rodillas para agarrarle las chichis a una amiga. Jamás se habían visto reflejos tan rápidos en una lencha.

La fiesta estaba en su punto: era un hervidero de lenchas en un lugar de varios niveles, con pasillos intrincados... algo verdaderamente surrealista. Yo ya venía en modo low sugar, así que me porté súper bien y me puse a conversar con Megan, quien me cayó a toda madre y luego con Abiku, con quien no conversaba en serio desde hace 5 años, fue un gustazo retomar la conversación donde la habíamos dejado. Mis queridas lenchas pegaron de gritos cuando salieron las strippers a bailar y cuando la pista fue suya, pulieron el piso y hubo alguna por ahí que hasta tomó la chela de las bubis de otra. Cuentan las malas lenguas que incluso hay evidencia de esta felonía.

Regresamos al hotel en etapas. La Lencha aprovechó el impulso y decidió emprender la retirada de una vez para convertir su largo viaje en horas de sueño. Gio la llevó a la estación y tomó su propio rumbo. Dino se convirtió en mi roomie y pude platicar con ella largo y tendido en la mañana. Cuando llegó mi hora, me fui a despedir de Hil y de Clau quienes todavía tenían los ojos pegados. También tuve chance de despedirme de Wicko que acampó por ahí.

Bajé, le di un último abrazo a Chein y a Dino y salí del hotel para tomar un taxi. Aquello llegaba a su fin y yo no estaba lista. Me faltó el desayuno grupal, me faltaron las anécdotas y las risas recordando la noche anterior... pero ya era tiempo de marcharme, mi vuelo de regreso esperaba. De vuelta a la realidad... a otra realidad.

7 comentarios:

  1. Anónimo11:34 a.m.

    Oigan, ya se que nada que ver con esto pero me sorprende que no hayan dicho nada aún de la nueva seria de Showtime..."The real l word"...ya estan disponibles para bajar los primeros 3 episodios. Chequenlo!

    ResponderEliminar
  2. Que padre que se divirtieran tanto.... solo creo que para esos momentos hace tanta falta tiempo.

    El tiempo es importante para compartir con quienes nos agradan, lo chingón con ustedes, es que lo aprovechan al máximo.

    De verdad que lástima que no las vi en la marcha.

    Lo lamento tanto. Pero me da gusto saber que estuvieron a toda madre en esta gran y contaminada cuidad.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. Hlitaa1:09 p.m.

    Te Adoro Chumy!!! Mejor no lo pudiste haber posteado!! He estado muerta de la risa en toda la lectura... =)
    Cabe constatar que TODO es verdad!!!! jajaja
    un beso!

    ResponderEliminar
  4. heyyy faltó la cuauhtemiña!!!

    ResponderEliminar
  5. Yo fui a esa fiesta de la noche, seguro las vi pero como no tengo el gusto de conocerlas no pude saludar, espero verlas algún dia

    ResponderEliminar
  6. Anónimo6:24 p.m.

    Hola
    Gracias por todo... las espero ver pronto o hasta la siguiente marcha pero nos ponemos bien de acuerdo
    un abrazo
    Megan

    ResponderEliminar
  7. Anónimo2:56 p.m.

    Acudira MOL, a la marcha de este sabado?
    saludos
    pollo

    ResponderEliminar

¡Buga la que no comente!