domingo, abril 18, 2010

El drama de las relaciones lenchas, parte 1

De alguna manera, Itsy Guadalupe, te las arreglaste para tener novia y comenzó una bella relación, de miradas entornadas, besos sin fin y agarraditas de la mano a escondidas.

Por supuesto, como nada es perfecto, eventualmente comenzarás a tener tus diferencias con Laura Eli. Platicando un rato con mi buena amiga Goma Rosa, nos dimos cuenta de que la lista de posibles conflictos de parejas lésbicas es larguísima y van desde las cosas más sencillas, hasta los problemas más graves.

La hermosura de una relación lésbica es que son dos mujeres que aman de modo similar: más romance, más sensibilidad, más detalles. Pero ojo, la duplicidad femenina, también duplica las posibilidades del drama.

Muchas lenchitas se quejan de lo difícil que es conocer a otras lenchas y salir y tener novia. Yo creo que lo verdaderamente difícil es mantener una relación. Aquí y en China. Heterosexuales o gays. ¿Por qué? Aquí les va:

1. Nada siempre es algo.

Laura Eli anda enfuruñada: camina y se golpea el dedo chiquito del pie, trata de cocinar y se le quema hasta el pan. No te mira, su expresión es plana como un plato. Sabes que algo no está bien, pero no sabes qué.

Repasas en tu mente todo lo que has hecho últimamente, tratando de pensar en algo que pudiera haberla molestado, pero no tienes idea.

Por fin, te animas y le preguntas: "¿Qué tienes?" La respuesta invariablemente es: "Nada". Pero ojo, nada siempre es algo. Nada quiere en realidad decir algo así como: "Estoy demasiado molesta como para decirte" o "No entiendo cómo es posible que a estas alturas no te hayas dado cuenta de qué es lo que me pasa".

Insistir preguntando puede ser mala idea porque probablemente Laura Eli explotará, comenzará a llorar, aventará media vajilla y saldrá corriendo. Y tú, sin tener idea de qué le pasa.

Si le dices: "Ashhh, ¡tú y tus cosas!", mala idea. Porque entonces te toca la retahíla de argumentos de "Tú no me comprendes. No sabes cómo me siento. No te importa lo que me está pasando"

Lo mal difícil es ser paciente y esperar a que la fiera saque su sentir. Inútil discutir con Laura Eli en ese momento. Deja que el volcán erupte, que saque todo lo que tenga que sacar y aguanta vara. Luego, cuando esté tranquila, habla con ella.

Si fue porque siempre dejas tiradas las toallas, o porque haces comentarios inadecuados cuando están con sus amigos, o porque no le diste un beso de buenas noches cuando se despidieron, o porque hiciste un chiste sobre matar a su gato, o porque olvidaste que ese día cumplían 3 semanas de noviazgo... Discúlpate. No son tonterías, al menos no para ella. Créeme Itsy, para las mujeres no es el hecho en sí, sino lo que representa.

Si por el contrario, eres tú la del berrinche, déjame recordarte dos cosas:

1) Laura Eli no es adivina.

2) No seas orgullosa.

Está choteadísimo decir que la comunicación es súper importante en una relación, pero seamos realistas: si no pueden hablar de lo que les molesta, ¿a dónde irán a parar?


2. Nunca tienes tiempo para mí.

Estás estudiando tu carrera, la mitad de tus materias son de taller y andas como loca en mil proyectos. Además estás preparando tu tesis, haciendo tus prácticas profesionales en las mañanas y tu servicio becario ve-tú-a-saber-a-qué-horas. Ahhh y no olvides los compromisos familiares: la comida, la visita a la abuelita, el cumpleaños de la prima, los XV años, la boda de tu tía y un largo etcétera.

Si estás un poco más grande, tienes un huevo de trabajo. Estás luchando por crecer y por lo tanto dejas que te exploten en tu trabajo. Y no sólo haces mil cosas de lunes a sábado con todo y horas extras, sino que también te llevas el trabajo a tu casa o peor aún: lo llevas en la cabeza.

Cuando ves a Laura Eli, lo único que quieres que te apapache y te consienta. No tienes ganas de platicar, sólo quieres estar tranquila sin mover un solo dedo. Por supuesto que se te olvida preguntarle cómo le fue en el día porque no puedes dejar de pensar en todo lo que te pasó.

En cualquier momento, Laura Eli te va a soltar la típica frase: "Es que tú nunca tienes tiempo para mí". Y tú por supuesto le dirás: "¿Es que no ves que lo que hago es importante? Estoy construyendo mi futuro. Tengo que hacer mi tesis. No puedo dejar de hacer esto. Algún día me ascenderán. Tienes que entenderme".

Claro, la pobre Laura Eli, estuvo todo el día muriendo por verte y tú llegaste con cara de chancla apachurrada.

La cuestión del tiempo es delicada y causa desconfianza. Hay un punto en el que no sabes qué tanto es cierto que está ocupada o si está aprovechando esas cosas para no verte o para ver a alguien más.

Yo sólo te digo una cosa Itsy: el que tiene tienda, que la atienda. Sabemos que la escuela es una joda, pero algún día terminarás de estudiar. El trabajo puede ser un pain in the ass, pero puedes llevártelo más tranquilo y si no, hay otros trabajos. ¿Cuántas Laura Eli hay?

Si por el contrario, Laura Eli es la workoholic, ¿qué te puedo decir? Paciencia y apoyo. Si Itsy es una buena novia, sabrá apreciarlo.


3. Mentir por cualquier cosa

Ok Itsy, sabemos que nadie es perfecta: te gusta fumar de vez en cuando, a veces te vas de peda, eres medio impuntual, usas esos pantalones de estrellitas que parecen pijama y roncas cuando duermes.

Laura Eli, que es un ser divino que bajó del cielo para amarte, está ahí para jalarte las orejas cada vez que lo amerite la ocasión. No es porque sea mala, es que se preocupa por ti y quiere que seas mejor persona.

Tú, que siempre has sido de la misma forma, tienes problemas para ajustarte a sus expectativas. Lo intentas, claro que lo intentas. Cuando estás con ella dejas de fumar, te tomas sólo dos traguitos y te vistes con toda propiedad.

Ah, pero eso sí, cuando ella no está contigo no pierdes la oportunidad para echarte un cigarrito, irte de peda y hacer lo que te dé la gana. ¿Y qué le dices a tus amigas? "No le digas a Laura Eli que estaba fumando porque se enoja".

Por supuesto, tú no lo sabes, pero mientras tanto Laura Eli está usando esa mini falda que te choca que use porque todos los albañiles le chiflan, está quejándose de ti con sus amigas (aunque habían quedado que no lo haría) y comiendo la botana de cebolla que le deja aliento de dragón.

Cuando se vean más tarde, Laura Eli te preguntará: "¿Estuviste fumando?" Y tú por supuesto lo negarás rotundamente con tal de no hacerla pasar un rato. El pleito que se armará cuando se den un beso y ella sienta tu aliento de cigarro y tú, su aliento de dragón encebollado.

¿Hace falta decir que no es bueno mentir por tonterías y que hay que aprender a aceptar a la otra persona tal como es?


En la próxima entrega, más dramas de las relaciones lenchas.

15 comentarios:

  1. jajajaa chinga', buenisimo, como me suena :S xD

    ResponderEliminar
  2. KAREN GDL =)9:37 p.m.

    Que puedo decir, son super cool con estas historias jaja relajan tanto a una, y es que la vida lencha asi es "caso de la lencha real" jajaja Gracias chicas! Sigan asi! Saludos a las 3!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:33 p.m.

    Jajaja la verdad es q si, al vez por que el amor nos hace querer ser mejores personas es q dejamos de hacer cosas q a la otra persona le molesta, pero en realidad, hay cosas que probablemente haras de vez en cuando, puesto q ya son parte de ti y eso tambien, aunque lo sabemos, puesto q todos pasamos por eso, en lugar de ser comprensivos se lo hechamos en cara uuh dramones q se arman jaja, solo la comprension de q nadie es perfecto, el respeto y el amor sacan a delante las relaciones y hacen q sobrevivan a todo eso.
    -saludos, me encanta el blog.

    ResponderEliminar
  4. hay esa Itzi Gpe. jajaja.... ven niñas, debemos de ser mas tolerantes, escuchar y hablar de lo que nos moleste... si no seremos como los "hombres" .. que horrorrr TT_______TT

    ResponderEliminar
  5. esta serie de postssss pintan para ser todo un clásico de MOL! Muy buenos :D

    ResponderEliminar
  6. jajaja muy buen post.

    me identifico en varias partes... see la tesis está absorbiendo la mayor parte de mi vida!

    y que decir de comer cebolla cuando no estoy con mi amorcito jajaja

    saludos a todas

    ResponderEliminar
  7. hahahaha me identifico completamente cuando nada es algo. Mi novia es muy sensible, y le pone mucha atención a los detalles, cosa que yo no tanto, y por eso hay conflictos porque siempre hay algo que no tomo en cuenta, una fecha que ose me olvidó, o porque no le mande msj en la mañana, haha cositas así. Y con el tiempo he aprendido a tener paciencia y a comprender lo que verdaderamente me quiere decir con sus señales xP

    hehe muy buen tema :) felicito a este blog(; me ha encantado xD

    ResponderEliminar
  8. jeje no es por na da pero le enviare el post a mi novia...xD

    esta demas decir q sta genial no?...pero.. Esta genial!
    ^^

    ResponderEliminar
  9. Bueno que puedo decir de relaciones. DEcidí llevar una y woow , fue todo un lio; muy posesiva, y asfixiante.

    ResponderEliminar
  10. Yo llevo poco más de tres años con mi novia, y debo confesar que la primera mitad fue muy difícil. Ella, novata en el arte de amar a una mujer... yo, un ogro a causa de mis múltiples fracasos con las chicas. Ella, inocente, infantil, chiqueada... yo, impaciente, autoritaria, enojona. Se imaginan? Ni modo, tuvimos que trabajarlo juntas, porque estábamos seguras que somos almas gemelas. Hoy somos como una unidad. Pláticas civilizadas en vez de interminables discusiones, respeto, tolerancia, libertad, espacio, apoyo y mucho pero mucho amor, nos han llevado hasta donde estamos. Si se puede chavas, no desistan!

    ResponderEliminar
  11. Ceci :)11:02 a.m.

    Me EN CAN TA!! Jajajaja me suena conocido xD! Soy fan

    ResponderEliminar
  12. Nueva en el lugar... : )

    Esto me suena a mi ex relacion...

    ResponderEliminar
  13. uff!! q si me suena m suena j aj a

    ResponderEliminar
  14. Definitivamente, sabes de lo que hablas. Felicidades y gracias por los consejos!

    ResponderEliminar

¡Buga la que no comente!