martes, noviembre 06, 2007

Una mega historia de amor: reencuentro en la playa 2

Cerramos la puerta, asentamos las cosas y Ro me miró seductoramente, nos acercamos, nos dimos un beso y nos abrazamos con el alivio de por fin estar juntas.

Nos miramos a los ojos y comenzamos a besarnos desesperadamente. Sentí la necesidad de recorrer su cuerpo con mis manos mientras sentía las suyas sobre el mío apretándome y arañándome. Besos en el cuello, apretones en las nalgas, lengua en la oreja, caricias en las bubis y la desesperación de ya tenerla.

Ella trataba de inclinarme hacia atrás para tirarme en la cama, como tanto le gusta pero yo me resistí. Le dije al oído: "Ven acá", la tomé de la mano y la llevé a una orilla de la cama donde me senté y le pedí que se sentara en mis piernas.

Me encanta poder acariciarle la espalda y meter mi rostro entre sus bubis cuando se sienta en mis piernas. Nos besamos con ganas y ya no aguantaba las ganas de quitarle la ropa, así que le subí la blusa, se la quité y me deshice de su bra para poder tocarla y morderla a gusto.

Ella me quitó la blusa, me apretó las bubis y me quitó el bra para seguirmos besando y acariciando. Le desabroché el pantalón y le pedí que se parara, la pegué contra la pared, sujetándola de las muñecas y la besé en los labios y en el cuello.

Luego le desabroché el pantalón, se lo bajé y vi sus hermosos muslos esperando que los acariciara. Me acerqué a ellos para sentirlos con mis manos y con mi rostro. Ro se puso de espaldas y me presumió una hermosa tanguita rosa que me quitó el aliento. Acaricié su espalda, sus lindas pompis y subí mis manos hasta sus bubis. Le quité la tanguita prácticamente con los puros dientes. Ro no tardó en voltearse para empujarme hacia la cama y quitarme el pantalón. Un lindo calzoncito negro la esperaba.

Hicimos el amor tomándonos nuestro tiempo para hacer las cosas, para disfrutarlas más, para estar juntas. La falta de práctica salió a relucir con algunos movimientos torpes pero me encantó sentir su calor, sus movimientos, sus gemidos, sus manos, su piel pegada a la mía, mi novia cerca de mí, tan mía y yo tan suya. Nos dormimos tarde, complacidas y abrazadas.

Al día siguiente despertamos, vimos tele un rato y luego decidimos salir a dar una vuelta y a buscar algo de desayunar para reponer energías. Nos subimos al coche y Ro puso la carátula del autostereo que guardo en la guantera.

- A partir de ahora yo voy a ser la responsable de quitar el stereo y guardarlo.

En realidad, Ro lo que quería era siempre poner el stereo y de cualquier forma, en todo el viaje, ella lo quitaba y lo ponía.

Enfilamos hacia el malecón, avancé un poco y llegué a un área de carga que aunque no nos permitía seguir avanzando, permitió que Ro viera el mar de Progreso por primera vez. Era de mañana, así que el mar estaba como plato:

- ¿Y ésto qué es? ¿Un lago?
- Jajajaja, no mi amor, es el mar.
- Pero, ¿dónde acaba? ¿Está encerrado?
- No, no está encerrado, sigue lejos, lejos, lejos y forma el Golfo de México hasta llegar a los Estados Unidos.
- ¡Pero parece lago!
- No, sólo es un mar tranquilo, diferente al violento mar que ustedes tienen allá.
- Un mar-lago, qué bonito...

Retrocedimos y tomamos otra calle, para ver si nos encontrábamos con el malecón, doblé y me encontré con otra calle sin salida, me metí a un estacionamiento para dar la vuelta y en eso el celular de Ro empezó a sonar:

- Aaayyyy, mi mamá, ¡para el coche!

Detuve el auto, Ro abrió la puerta y salió corriendo para contestar. Saludó a su mamá y se alejó del coche. Me quedé sentada, mirándola desde mi asiento, tratando de descifrar cuál sería el rumbo de la conversación: ¿se habrá dado cuenta de que Ro está aquí? ¿será que tiene sus sospechas? ¿oirá el sonido del mar? ¿y si se da cuenta, mandará a buscarla? ¿me perseguirá con perros? ¿será el final de este viaje?


ESTA HISTORIA CONTINUARÁ... EN EL SIGUIENTE PÁRRAFO:


Por fin Ro colgó y se acercó al coche.
- ¿Qué pasó? ¡¿Qué pasó?!
- Ufff, nada, todo está bien.
- Me preguntó cómo estaba, dónde andaba, me dijo que me portara bien, le dije que sí, me dijo que si venía a verte que no regresaba de los Estados Unidos.
- ¿Y tú que le dijiste?
- Le dije "Sí, ándale ehh" y se empezó a reír.
- Ufff, le contestaste súper bien, con tu broma habrá pensado que ni al caso.

Nos fuimos de ahí, con el susto todavía pero por lo menos tranquilas de haber brincado este obstáculo. Recorrimos las calles y encontramos una cocina económica donde nos comimos un cevichito de camarón, que tenía más camarón que ceviche.

Después tomé el coche y pasamos por el malecón, detuve el coche para que fuéramos a ver la playa. Ro se maravilló por la arena tan fina y por la cantidad de conchitas que había. Estuvimos un rato recorriendo la orilla y recogiendo conchitas, pero después de un rato nos fuimos porque había otra clase de conchitas que queríamos recoger en el hotel. Cuando fui al baño, noté que estaba un poco manchada.

- Amor, mira esto, ¿tú crees que me haya bajado o será que volví a perder mi flor?
- Pues no parece como si te hubiera bajado.
- Y yo no siento síntomas, se me hace que me robaste mi flor otra vez
- Pobre de mi amor, tendré más cuidado

En la noche decidimos dar una vuelta para poder oír un disco que Ro me quemó con canciones que le gustan a ella y otras que ella sentía que podían gustarme a mí. Nos estacionamos en un parque que está junto al malecón, mientras conversábamos. Me molestaba un poco no poder abrazarla y besarla a gusto, así que en un ratito ya quería volver al hotel.

Antes de arrancar, aproveché para llamar a dos amigas con las que habíamos quedado para salir cuando Ro llegara, porque en el hotel había muy mala recepción. Conversamos sobre nuestros planes del día siguiente, de cómo le haríamos, a qué hora saldríamos y esas cosas.

Cuando llegamos y volví a ir al baño, me di cuenta de que nuestra teoría de la segunda flor perdida se había venido abajo. No era la primera vez que nos tocaba estar en esta situación, así que ya sabíamos como acomodarnos para seguir disfrutando de los placeres de la carne.

Nos dormimos plácidamente, contentas de poder dormir juntas una noche más y al día siguiente nos levantamos tarde, nos bañamos, vestimos y arreglamos y tomamos la carretera para ir a Mérida. Llegando fuimos a comer sushi y de ahí nos dimos una vuelta por ciertos rumbos.

Llegamos a una placita comercial, nos estacionamos, bajamos y nos paramos frente a la puerta.

- ¿Estás lista?- le dije
- Lista, mi amor.

Respiré profundo y entramos a la sex-shop. Por supuesto que he entrado algunas veces a una sex-shop pero siempre me pone nerviosa estar dentro de una. Ro y yo le dimos las buenas tardes al chavo del mostrador, que afortunamente era una loquita feliz hablando por teléfono y que no nos peló.

Empezamos a ver los juguetes y hacer comentarios:

- ¿Y esto para qué sirve?
- Ahhh, creo que eso te lo metes por...
- ¿En serio?
- Sí, creo que sí, ve lo que dice ahí
- Pero, ¿no estará incómodo?
- Pues quién sabe...

Seguimos avanzando y vimos algunas cosas curiosas para despedidas de solteros, luego vimos otros tipos de juguetes, dildos enormes, películas y revistas porno, lubricantes... Terminamos el recorrido y volvimos al punto de nuestro interés.

- ¿Cómo ves estos de aquí?
- De ese no me gusta el color y está demasiado real. ¿Ya viste este?
- Sí, el color está bonito pero está muy grueso.
- Y los demás están igual exagerados, ¿no?
- Sí, creo que sí.
- Están caros, ¿no?
- No, creo que no, por lo que he visto en internet, me imaginaba que irían por estos precios.
- No tenemos que comprar nada si no estamos a gusto.
- Sí, es que si la verdad están muy grandes
- Sí, quien sabe si en verdad usaríamos uno de esos...

Salimos riéndonos de nuestra cobardía, me sorprendió la naturalidad y la tranquilidad de Ro mientras estábamos en la tienda. Nos subimos al coche y nos fuimos a dar el típico rol por Paseo de Montejo, de la entrada a Mérida, hasta el remate. Le di el tour a Ro y le fui mostrando lo más sobresaliente, mientras platicábamos contentas.

Hacia el final del recorrido, decidimos hacer una escala técnica y pasamos por Chedraui. Después de hacer uso de sus servicios, entramos a la juguetería que está junto al estacionamiento subterráneo y nos pusimos a ver juguetes -estos sí para niños- porque había pasado el cumpleaños de la hija de 3 años de una amiga y yo quería llevarle un regalito.

Nos divertimos como niñas, queríamos una guitarra eléctrica rosita y súper ñoña para nuestra futura hija, así como también queríamos el mini jeep para nuestro futuro hijo y un montón de juguetes más. Finalmente escogimos un set de joyas de princesita que incluía tiara con lucecitas, aretes, anillo y por supuesto, varita mágica luminiscente. Estábamos felices con nuestra adquisición y estábamos seguras de que a la niña le encantaría.

De ahí nos fuimos al zoológico al que sólo llegamos a comer una oblea con queso, como llama Ro a las marquesitas y a medio dar el rol porque ya estaban cerrando.

Tomamos el camino para ir al cine, pero intencionalmente tomé una ruta que pasaba por mi casa.

- Mira, ¿reconoces esta calle?
- Mmm, no, no sé...
- Esta es mi casa- dije pasando despacio.
- Aquí vamos a venir a comer para que tu suegra te conozca.

Como siempre, hay detalles que se me escapan. Se me olvidó contarles que un par de días antes de que Ro llegara, hablé con mi mamá.

- Mami, el jueves me tomo mis vacaciones y me voy a la playa.
- ¿Con quién te vas? ¿Con July?
- No, con Roci
- Ahhh, ¿y dónde se van a quedar?
- En un hotel
- ¿Frente al mar?
- No, fíjate que estuve viendo y los que estaban frente al mar estaban caros y olían a humedad
- ¿Y el que encontraste cómo está?
- Pues, está bien, tiene aire acondicionado, tele con cable, agua caliente y todo eso.
- Ah pues está muy bien.
- Sí mami, ahí nos vamos a quedar porque la verdad no quería incomodarte
- Pero si a mí no me importa.
- Mami, cada vez que menciono a Roci, te pones tensa y pones esta cara.

Mi mamá se empezó a reír.

- De verdad, no tengo ningún problema, pero como tú quieras.
- Sí mami, no quiero que te preocupes por nada.
- Bueno, de menos traela a comer un día, por lo menos para poder tener una atención con ella.
- Claro que sí mami.
- Ponte de acuerdo con ella y me avisas qué día vienen.
- Está bien.

Me esperé a que Ro llegara y cuando nos subimos al coche en el aeropuerto le dije:

- ¿Qué crees? Le dije a mi mamá que nos íbamos a quedar en la playa y te invitó a comer. Le di bastante oportunidad, pero mi mamá insistió en que fuéramos a comer un día. Ahora sí no te salvas de conocer a tu suegra en plan formal.
- ¿¿¿Queeeeeeee??? ¡Dios de mi vida, Dios, Dios, Dios! ¡Voy a conocer a mi suegra! ¡Y ella sabe que soy su nuera! ¡Dios!
- Jajajajajajajaja, no te preocupes mi amor, todo va a salir bien.

Pero bueno, retomando el curso de la historia, después de pasar por mi casa y de poner nerviosa a Ro, íbamos para el cine, pero de repente vi el reloj y pensé "tenemos tiempo", así que doblé por una calle y me estacioné cerca de una zona que me trae muchos recuerdos: la escuelita donde estudié el kinder, el parque donde me quebré el brazo, la iglesia donde iba a misa, el lugar donde vi disfrazada a mi mamá de payasa -grabándose para siempre en mi memoria-, el baño donde trataron de enseñarme a sonarme los mocos sin mucho éxito, el lugar donde patinaba con mis hermanos y mis primos, la biblioteca donde tomaba mis talleres literarios, el árbol al que me trepaba, los tacos a donde voy cuando me siento sola...

Pero ahora tengo un recuerdo todavía mejor: el parque donde le robé un beso a Ro en plena luz del día.



ESTA HISTORIA CONTINUARÁ... AHORA SÍ, ES EN SERIO.

14 comentarios:

  1. Que romántico... felicidades por su reencuentro y esta historia ha tenido de todo, desde cosas sexosas, romáticas, hasta como sifrutas poniendo nerviosa y estresada a tu novia... ojalá pudieran estar mas tiempo juntas ya se lo merecen... y no te tardes con la siguiente parte... que mi gen chismoso no se aguanta tanto..

    ResponderEliminar
  2. Yaaaaaaaaaaaaaaaaa por favorrrrrrrr!!!!
    jajajajajaja el encuentro con tu madre me tiene angustiada!!!
    Pero debo decir que tu relato me encantó porque es tan normal y natural, me recodaste algunos encuentros con mi negra.
    Les dejo muchos veces y a ti te dejo muchas fuerzas para que escribas lo que sigue jajajajaja
    Besotes

    ResponderEliminar
  3. wow... la verdad qe me encanta su historia... me tuviste en ascuas desde qe escribiste la 1ra parte entrando cada 5 minutos para ver si ya habias posteado la 2da jajaja... juro qe cuando lei el 1er continuara la desesperacion fue tanta qe no pude leer lo de "en el siguiente parrafo" pero pss ahora si... no me qeda mas qe mi mania obsesiva de entrar a cada rato en este blog para conocer toda la historia... :) :*

    ResponderEliminar
  4. Chumiruuuuuuuuuuuuuu que linda historia, ya tomé apuntes, mmmmm....en serio tengo que practicarlo antes de un año?, no me mandes el castigo divino, no seas asi jajajajaja

    Chumiru y Ro rulean !!

    Te quiero amiguiiiiiiiiiiii

    ResponderEliminar
  5. "Ven acá", la tomé de la mano y la llevé a una orilla de la cama donde me senté y le pedí que se sentara en mis piernas.

    Le quité la tanguita prácticamente con los puros dientes.
    Luego le desabroché el pantalón, se lo bajé...


    ESAAAA ES MI COMPADREEEEEEEEEEE jajajajajajajaja que chingón!!! perraaaa
    que chingón me cae!!

    lesbicienta...toma nota mija!!!

    ResponderEliminar
  6. Creo que en algunos detalles hubo "too much info" pero bueno, qué bueno que se amen. Y qué bueno que se pudieron ver aunque sea unos diítas.

    Saludos Novia de Ro del lado bizarro.
    jajajaja

    ResponderEliminar
  7. carmina11:32 a.m.

    Que historia tan bella, es lindo saber que en el mundo todavia queda mucha magia y amor a pesar de la distancia y los obstaculos. Muchas gracias por compartirlo con nosotras, al mismo tiempo gracias por esta página es sensacional, ya les contare cuando me despidan del trabajo por estar entretenida en otras cosas, en fin...espero no te tardes en subir la siguiente parte. Saludos que estes bien!

    ResponderEliminar
  8. la_pancha12:09 p.m.

    WOWWWWW!! ya vieron?! SASHA SOKOL hizo casting para la chica bond!!

    ResponderEliminar
  9. la anonima que no sabe que nombre ponerse4:05 p.m.

    que bonitaa histooriaaa =)
    no cabe duda que los pequeños placeres de estar con tu pareja son los que en verdad te hacen sentir cuanto la amas!!!
    me encanto el relatoo!!!

    ResponderEliminar
  10. jajajaja!!!!! que lindo, la verdad un super hurra por las dos, leer su historia me hace sentir mariposas y en mi ambiente se respira amor, jejeje, felicidades, y ya veo ke no soy la unica a la ke van a despedir del trabajo por estar metida en la historia jejeje cuidense y saludos

    ResponderEliminar
  11. Anónimo7:38 p.m.

    Que padre que al menos el primer dia si pudieron hacerlo sin la presecia de la "comadre", me gusta mucho tu forma de relatar lo sucedido, suena bien real; y bueno despues adquirieron algun "juguetito", o ya sera para la otra ocacion en que se vuelvan a juntar?.... ya vi que no nos diste gato por liebre...
    esa es la Chumina,

    besos..

    ResponderEliminar
  12. Anónimo9:06 p.m.

    No puedo creer que exista gente que sea feliz! congratulations!!

    ResponderEliminar
  13. Chumina!!! Ay!!! Espera ke se escapa mi suspiro!!!

    Qué buena narración de tu encuentro de amor con mi sis Ro!!!... Por cierto, qué mal que Andrés te visitó justo en esos días... por eso le odio!!!

    Pero aún falta otro capítulo de la historia!!! Give us more! Give us more!!!

    No es justo que nos hayas dejado sin saber el final!!! Chumina mala!!!

    Cuidate y saludos tanto para ti como para Ro. Se les kiere y se les admira por estos lares!!!

    ResponderEliminar

¡Buga la que no comente!