miércoles, noviembre 07, 2007

Pinochicienta


En una agencia de publicidad en Méridus, Yucatán, Chumippetta, una lesbiana amable y simpática, terminaba más un día de trabajo, dando los últimos retoques de pintura a un muñeca de madera que había construido en sus muy pocos ratos de ocio que podía tener en su oficina, pues trabajar con madera la relajaba. Al mirarla, pensó: ¡qué bonita me ha quedado!, sus bubis y su flor quedaron muy lindas, con una apariencia muy natural. Como la muñeca había sido hecho de madera de pino, Chumippetta decidió llamarla Pinochicienta !!!!!.

Llego a su casa, y puso su muñeca en el sofá de su sala, aquella noche, Chumippeta se fue a dormir deseando que su muñeca fuese una niña de verdad. Siempre había deseado tener una hija. Y al encontrarse profundamente dormida, llegó un hada buena y viendo a Pinochicienta tan bonita, quiso premiar a la buena publicarpintera, dando, con su varita mágica, vida a la muñeca.

Al día siguiente, cuando se despertó, Chumippetta no daba crédito a sus ojos. Pinochicienta se movía, caminaba, se reía, bailaba la macarena y hablaba como una persona de verdad, aunque Chumippetta se quedo sorprendida de que ya no fuera tan pequeña, era toda una señorita de 1.70 bastante desarrolladita, y tenía en sus manos una carta de la hada que decía algo asi: “Chumippeta, cuida de ella, guíala por la senda de la lenchosidad, serás su tutora, te corresponde hacerla una lencha de bien, no te damos una hija pequeña que criar porque nuestro departamento de adopciones todavía no ve con muy buenos ojos eso de la diversidad sexual y por lo tanto no eres candidata a una adopción legal”, entonces la carpintera brincó de alegría ante su misión, no era lo que esperaba, pero le gustaba la idea.

Feliz y muy satisfecha, Chumippeta mandó a Pinochicienta a la escuela, no cualquier escuela, el FBI era la opción más adecuada para llevar a cabo la misión encomendada. Quería que fuese una lencha muy lista y que aprendiera muchas cosas que toda lesbiana debe saber para vivir sin problemas en un mundo heterosexual, así que el Fake Buga Institute era la opción para iniciar su educación lenchística. Le acompañó su amiguita Pepa Grilla, una consejera que le había dado la hada buena, era una lencha muy pequeña, de labios grandes, mmmm…. y algo peluda, no muy agraciada físicamente porque parecía grillo.

Pero, en el Instituto, Pinochicienta conoció a varias amiguitas que resultaron ser muuuuy malas, una de ellas se llamaba Lencha y siguió sus consejos sexosos. En lugar de ir a la escuela, Pinochicienta decidió seguir a sus nuevas amigas, buscando aventuras no muy buenas. Al ver esta situación, el hada buena le puso un hechizo. Por no ir a la escuela, le puso dos orejas de burro, realmente no se veía tan mal, perooooooo cada vez que quería portarse mal y se ponía a sexosear con alguna lencha, a la hora de practicar el cunnilingus le crecía la nariz !!!!!, en eso se notaba que la hada buena estaba medio pendeja para castigar, porque las lenchas adoraban que la nariz le creciera, y pues…… se hizo experta en el manejo de su gran nariz !!

Pinochicienta acabó reconociendo que no estaba siendo buena, que Chumipetta no se merecía que se fuera de golfa sin avisar, que estaba bien que ya anduviera de loca pero que debía darle su lugar a su querida tutora, y que debía retomar sus clases en el Instituto, así que arrepentida decidió buscar a Chumipetta. Supo entonces que Chumippeta, al salir en su busca, pero había sido tragada por La Ballena, que no era otra cosa más que un lugar de mala muerte, lleno de lenchas sexosas, y la pobre no podía salir de ahí, bueno, no es que no pudiera, no quería salir de ahí.

Pinochicienta, con la ayuda de Pepa Grilla, se fue a la mar, digo al lupanar, para rescatar a su pobre tutora. Cuando Pinochicienta estuvo frente a La Ballena, tocó la enorme puerta, y entonces que se abre como si fuera una boca muuuy grande, y que se la traga a ella también. Dentro de La Ballena, Chumippeta y Pinochicienta se reencontraron, y después de andar tres días de parranda y de sexosas, por fin se pusieron a pensar en cómo salir de allí. Y gracias a Pepa Grilla encontraron una salida, bueno no una salida porque sabían perfectamente donde quedaba la puerta, más bien Pepa Grilla encontró la solución: las sentó en dos bloques enormes de hielo, se les bajo la calentura y así pudieron escapar.

Pinochicienta volvió a casa y al Instituto, y a partir de ese día siempre se ha comportado bien con su tutora. Y en recompensa de su bondad el hada buena la convirtió en una lencha de carne y hueso….. a la que en los momentos en que así lo requiere le crece la nariz.

FIN



10 comentarios:

  1. Anónimo9:21 p.m.

    Ta guena la historieta eh, media sexosa, que hasta me estaba inquietando (lease, excitando), con eso de que le creese la nariz y toda la cosa.. no manchen se pintan solas, buena la imaginacion eh..

    ResponderEliminar
  2. Reynalda10:51 p.m.

    jajaja, podrias arreglar el final de la historia agregando q cuando le crece la nariz tambien le sale un piercing travieso q les recuerda q lo mejor esta en casa y no en el mar?

    excelente historia.

    Te sabes la de Lesbinieves y los 7 dildos?

    ResponderEliminar
  3. jajajaja bravo bravoooo.me gusta me gustaa....che lesbi deberías escribir más seguido...

    ¿¿de casualidad la nariz cuando crecía también vibraba???

    ResponderEliminar
  4. que linda historia... ojala tenga muchas aventuras... pero el cuento k a mi mas me gusta el blanca nieves... jeje... esa blanca... saludos lenchas del club!

    ResponderEliminar
  5. la anonima que no sabe que nombre ponerse9:53 a.m.

    ayyy lesbicientaa!!! que chistoso estuvoo fui feliz de encontrarme la historia tan tempranito hoy... tanta sexosidad tan temprano fue mejor que una taza de cafe!! jajaja

    ResponderEliminar
  6. Jajajajjajajajajajja pinche Lesbicienta! Muy interesante eso de que le crezca la nariz, pero ahora yo también quiero la historia de Blancalencha y los 7 dildos! ¿O era Lenchanieves?

    ResponderEliminar
  7. Anónimo10:31 a.m.

    holaaaa, pos mira he dado unas vueltas por tu blog y la neta esta bastante interesante, me divierte mucho, y pos naa mas pasaba pa decirtelo jijiji bueno yo soy amiga de la goma rosa sule llamarme la pelirroja asi k por su culpa ahora firmo con ese nombresito jeje bueno me voy cuidate mucho y oajala te des una vuelta por mi metro besos.
    atte: LA PELIROJA

    http://www.metroflog.com/peliroja_?reload=yes

    ResponderEliminar
  8. _Elizabeth_2:17 p.m.

    jajajaja sueper nice ^^, es uan mentada. ojalá q escriban pronto otra historia me traeen de buenas ya con esta jajaja.
    casi siempre leo el blog pero no me había decidido a publicar un comen, saludotes lenchas de Mérida, soy una mas entre ustedes.

    ResponderEliminar
  9. Hola chicas!!
    Tenía tiempo de no leerlas, mucho menos de escribirles, jaja según yo me dormí a las 3,y puse la alarma a las 4, porque tengo mucho trabajo y pues tengo qué terminar, pero no contaba con la astucia de MOL y la historia completa de Chumina y Ro, me la aventé todita, ya casi son las 6pm, y así podría pasarme hasta las 10, qué importaba?... su historia me parece genial, muy parecida a la mía, también de una relación a distancia, en verdad que me gusta su historia, espero estarlas leyendo en 4 años más cuando ya estén juntas , incluso con su primer hij@.
    La mejor vibra chumi y ro, y también para las otras 2 colaboradoras de MOL, las quiero chicas!!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. una ovacion para lesbicienta jajajajaja no mamesss q buena te quedo la historia jejeje

    ResponderEliminar

¡Buga la que no comente!