sábado, diciembre 02, 2006

Una mega HAE: retomando la historia

"But still,
the moment you hear
the moment you know
I'm sure you'd come running, baby
Sure, the moment you hear
that she really wants you"
Aimee Mann, She really wants you

Sé que ha pasado mucho tiempo desde la última historia. Pero en ese entonces yo acaba de ir a ver a Ro y todavía no tenía esa perspectiva que nos da el tiempo para entender lo que había pasado. Si algo he aprendido de esta relación es que la vida es un vaivén entre los momentos malos y los momentos buenos y precisamente porque es un vaivén, una tiene que estar siempre procurando inclinarse hacia el mejor de los lados.

Ro y yo nos despedimos en octubre contentas y tranquilas. Los primeros meses después de vernos son los más fáciles de llevar, una trae los recuerdos a flor de piel y basta detener la mirada un instante para recrear una caricia, un beso, un abrazo...



Oficialmente yo tendría vacaciones hasta el próximo año, pero sabíamos que de alguna manera encontraríamos la forma de vernos antes. Ro vivía en casa de una amiga de su mamá y hacía rato que quería salirse de allá y hacerse más independiente. Y digo más porque cuando una estudia, es casi imposible prescindir del apoyo familiar.


Por ahí de abril encontré una promoción muy buena de telefonía celular: lo cool es que ella no tiene que tener crédito para que yo le llame (esto fue pasó antes de que decretaran "el que llama paga nacional"). Así que compré un par de teléfonos y le mandé uno para poder estar siempre comunicadas.


Al principio nos la pasábamos hablando a cada rato, en especial en las mañanas cuando ella estaba libre. Al poco tiempo, Ro consiguió un trabajo y se mudó a un departamento junto con 3 amigas. La sentía contenta y orgullosa de ganar su propio dinero, además pronto empezó a hacer nuevos amigos (no fue tan difícil, es imposible no quererla).


Con el trabajo la comunicación se hizo más difícil: a pesar de que tenía el celular, no podía usarlo en el trabajo. Cuando salía se iba directo a comer, se cambiaba y de ahí a la escuela. Saliendo de la escuela, trabajos en equipos, tareas y cosas por el estilo. Terminábamos hablando a la medianoche o muy muy temprano por la mañana, lo que por supuesto era mortal para mí por el trabajo y porque soy terriblemente dormilona.

Por supuesto, ella estaba cansada todo el tiempo: no tenía ni un respiro durante el día. En mayo cumplimos 2 años y la verdad es que no recuerdo muy bien como fue, pero para ese entonces yo ya tenía una necesidad apremiante de verla. Comenzamos a platicar de cuándo nos veríamos y ahí empezó la fricción: si yo iba mientras ella siguiera en clases ni siquiera iba a poder verla, si iba cuando ella terminara había la posibilidad de que la suegra nos cayera o se enterara de que Ro le estaba inventando que todavía estaba en exámenes.


De ahí la siguiente posibilidad era en septiembre, justo antes de que ella regresara a clases, pero a mí me sonaba demasiado lejana. Cualquier cosa en medio iba a ser difícil porque su mamá ya quería que dejara el trabajo y que se fuera a pasar las vacaciones de verano con ella.


Por encima de estas dificultades estaba la cuestión de mis vacaciones: me tocaban en septiembre y acababan de inaugurar una estricta política según la cual sólo podía tomarlas un mes antes o un mes antes después de mi fecha. Hablé con mi jefe y prometió ayudarme. Él no sabe exactamente cuál es mi situación, pero sabe que hay alguien que vive en otro lado y que lo que hay allá es importante para mí. Pasaron como 3 semanas y ya estábamos a mediados de junio, por fin mi jefe consiguió el permiso argumentando un lanzamiento importante en septiembre para el que yo no podía faltar.


A esas alturas yo sentía a Ro distante, distraida y le decía que la necesitaba, que no se olvidara de mí pero ella parecía imposibilitada para conectarse conmigo. No habían reclamos, pero claro, la situación me preocupaba y me entristecía. Sentía como que no le emocionaba mucho que yo fuera. En algún momento le dije: A lo mejor es una pregunta tonta porque tú y yo nos lo decimos todo, pero quería saber... ¿Te gusta alguien? No, no te preocupes, no es eso. Yo sabía que mucho tenía que ver la distancia, que su ritmo de vida era sumamente estresante y que a lo mejor yo era la pieza que no encajaba. Cuando le decía que nos casáramos para ya estar juntas, sentía que ella dudaba y que era demasiado pronto para comprometerse, con tantos planes, tantas cosas que hacer. Mi mente me daba vueltas: ¿Y si ya no quiere estar conmigo? ¿Y si me corta? Bueno, al menos la veré una última vez.


El 28 de junio tomé un vuelo eterno con destino a Ro. Cuando por fin llegué me arrojé a sus brazos y me sentí tan feliz de poder abrazarla... De ahí nos fuimos a un hotel donde me registré y nos acostamos un rato juntas. La abrazaba y la besaba y le decía:

- ¿Cómo te sientes?
- No lo sé...

No teníamos mucho tiempo, ella debía volver para terminar su último trabajo final y entregarlo en la escuela. Antes de irnos me dijo: Quiero decirte algo, quiero que lo sepas por mí: hay una niña que es muy linda conmigo, no hay nada con ella pero no te puedo negar que me hace sentir bien y me mueve el tapete que mucha gente me dice que podría estar mejor con alguien de aquí, sin tener que sufrir la distancia. Yo no tengo ni un solo reclamo para ti, tú has sido la mejor de las novias, pero quería que supieras cómo me siento.

Le dije que entendía que se sintiera así, pero que pensara que eso es lo que le dicen a toda la gente que tiene relaciones a distancia, que es cierto, por lo general no funcionan, pero que recordara que nosotras no éramos como los demás, que teníamos algo especial que hacía que nos entendiéramos más allá de las palabras y sólo ella y yo sabíamos exactamente lo que era estar en esta relación. Le pregunté quién era ella, si la conocía y me dijo que era del trabajo.
Total, de ahí nos fuimos al depa y la ayudé a capturar su trabajo. Vi a sus amigas, platiqué con ellas, súper bien y cuando nos dejaban solas yo la jalaba de un brazo y le robaba un beso. Qué bien se sentía besarla después de tanto tiempo, casi puedo sentir sus labios mientras escribo ésto.

Fuimos a la escuela, entregamos el trabajo y sus amigas nos invitaron a ir a tomar algo. Nosotras queríamos comer porque ya era tarde y nos estábamos muriendo de hambre. Cuando caminaba empecé a sentir unos cólicos, así que le pedí a Ro que pasáramos por el hotel primero para que me tomara una pastilla. Nos acostamos un rato, nos abrazamos y me dijo:

- Ay mi bebé, ¿te siente mal verdad?
- Sí, me duele.

Comenzó a besarme y a acariciarme, una cosa llevó a la otra y de verdad logro que yo me sintiera mejor... mucho mejor. Luego nos fuimos a comer, más bien a cenar y regresamos al depa. Dos de roomies estaban en la casa y querían que viéramos una película, así que juntamos dos camas y nos acostamos a verla.

La tele que tienen es tan chafa que con trabajo y se escuchaba la película, así que pronto nos dormimos. Al principio estaba contenta de poder tomarle la mano bajo las sábanas, pero después una de sus amigas empezó a hablar dormida, yo tenía calor, mi vieja estaba en un profundo sueño dándome la espalda y yo no podía dejar de pensar en la otra tipa.

Me levanté y me fui al otro cuarto, me acosté y no podía dejar de pensar, de sentirme consumida por los celos. Incluso pensé: si me quiere, va a venir a acostarse conmigo. Si no me quiere, ni cuenta se va a dar. Con mucho trabajo me quedé dormida, hasta que sentí un movimiento y me desperté: era Ro metiéndose en mi cama. Me sentí tan bien de sentirla cerca, la besé, la abracé, no quería soltarla.

Cuando despertamos me preguntó:
- ¿Por qué te fuiste al otro cuarto a dormir?
- Es que no me sentía cómoda... primero la Chucha empezó a decir incoherencias dormida, luego había calor, estaba incómoda, tú me dabas la espalda y no podía dejar de pensar en la otra vieja... me pregunto si algo pasa y si sólo estoy aqui totalmente fuera de lugar.
- No mi amor, no digas eso, yo no te engañaría. Si yo sintiera algo por alguien, ya te lo hubiera dicho, no te haría pasar por algo así porque te respeto.

Me sentí mucho más tranquila una vez que conversamos. Luego ella se alistó, se fue al trabajo y yo me quedé a dormir un rato más. Después fui al hotel por mis cosas, aproveché y me bañé porque en su depa no había agua caliente. Hice mi check out y me mudé al departamento. Para las amigas sonaba un poco extraño que me quedara en un hotel, nosotras claro lo hicimos por privacidad pero cuando nos dimos cuenta de que dos de sus roomies se iban de vacaciones y una de ella trabajaba toda la tarde y la noche, decidimos que estaba bien quedarnos en el depa.

Como ella trabajaba en un café, yo podía caer por allá y pedir algo en lo que me hacía tonta. La primera vez me tomé un capuchino en lo que la veía, conocí a gente de su trabajo e incluso fue curioso ver un café desde la perspectiva de sus empleados cuando siempre he sido cliente. Cuando salió, fuimos a comer y luego regresamos al depa.

Me confieso culpable de haber revuelto la cama de la Chucha jejeje... Estar con la mujer que amas puede ser bastante genial cuando llevas meses de abstinencia.

Esa noche volvimos a dormir juntas, abrazadas, riéndonos y callándonos para que no nos oyera la única roomie que dormía en el depa. Al día siguiente ella se fue al trabajo y yo me quedé a dormir un rato más. Al rato me mandó un mensaje y me pidió que le copiara un trabajo en un disco y lo llevara a imprimir. Tardé un poco en encontrar el cíber pero finalmente imprimí las hojas y tomé un taxi para ir al café.

Me bajé, entré y ahí estaba Ro, junto con un amigo y otra chava. En cuanto vi a esa vieja supe que era ella. Yo empecé a hablarle a Ro y ella se olvidó de todo a nuestro alrededor. Yo sentí que la chavilla se sintió un poco intimidada e incluso se hizo para atrás. Su amigo me saludó y dijo: Ro, cómo eres, no le has presentado a Sandy.

Saludé, educada como soy, pero no le quité los ojos de encima. Cada paso, cada mirada me confirmaba lo que ya sabía. Algunos de sus amigos fueron al depa a comer, entre ellos la tal Sandy. No puedo negar que estuve como lapa con Ro y que no dudé en marcar mi territorio. Cuando se fueron todos varias horas después le dije:

- ¿Es ella verdad?- abrió más los ojos sin saber qué decirme.
- ¿Es Sandy verdad, es ella la que está detrás de ti?
- Sí, es ella... ¿Cómo te diste cuenta? Te conozco y no puedo creer lo rápido que te diste cuenta.
- Pues no sé, simplemente lo sentí...

La ventaja de conocer al enemigo fue darme cuenta de todas las ventajas que yo tengo por encima de ella, que claro no dudé en hacerle saber a mi novia:
  • Ella todavía no sale del clóset con nadie, se nota que vive en conflicto y que hace todo por ocultarlo.
  • Está chavita e inmadura, yo soy mucho más segura, estable y con una vida encaminada.
  • Soy mucho más chida, por muchas razones, entre ellas la de tener un trabajo chido y poco común.
  • Y por supuesto, soy mucho más linda.
Los siguientes días nos la pasábamos juntas: nos comprábamos algo y comíamos juntas, le ayudaba a arreglar, veíamos los partidos del Mundial, seguimos de cerca las elecciones presidenciales (sí, sí fui a votar), la abrazaba cuando lavaba los platos, le lavé algo de ropa y hasta le compré algunas cositas para su casa porque viven como estudiambres: un basurero, unas toallitas para el baño, un desmanchador para ropa, unos cubiertos y un Uno para jugar con las amigas.
Un día de esos le dije: Yo quiero saber cuáles son tus intenciones conmigo. Sé que ahorita te faltan un par de años para terminar la carrera y que quieres hacer muchas cosas, pero quiero saber si ves un futuro conmigo. No te estoy diciendo que hagamos las cosas ya, sólo quiero saber si eventualmente te gustaría compartir tu vida conmigo.
Platicamos mucho, le hice ver que aquí tendría más oportunidad para desarrollarse que allá y me dijo que sí, que por supuesto se visualizaba conmigo en el futuro.
El último día, viajamos a Guadalajara donde yo tomaría mi avión. Yo siempre llego y del aeropuerto me voy directito a la estación para estar con Ro lo más pronto posible, pero esta vez nos tomamos un día para pasear.
Ella me dijo: Creo que te va a gustar Guadalajara. Cuando veía mis caras boquiabiertas y cómo le tomaba fotos a todo, Ro no dejaba de sonreír: Es que tu cara no tiene precio, de verdad. Después de pasear todo el día, nos detuvimos en una plaza para descansar y tomar agua.
- ¿Tú veniste con el propósito de que yo me casara contigo, verdad?
- Yo vine para asegurarme que tú supieras que te amo y que si necesitas tiempo para hacer tus cosas, para realizarte, yo te voy a esperar. Yo pensé que íbamos a cortar y si eso hubiera sucedido, yo te hubiera dicho que de todos modos siempre puedes contar conmigo.
Le conté que Judith (una amiga) al oir de nuestra situación, me había dicho: Ay ya, róbatela. Fuimos al aeropuerto, registré mi equipaje y comimos unas donas mientras ella me escribió una carta:
"Son las 6:30, 4 días después de la votaciones, sin presidente futuro que me gobierne, un Francia-Italia que no me convence y de todo ello, nada me importa. Lo que para mí era tan importante ya no lo es o me hiciste ver que hay cosas que aunque te interesan, pierden el sentido junto a las cosas que amas. ¿Y sabes? Me di cuenta de que no sólo te amo a ti, sino a todo lo que te se encuentra a tu alrededor.
Todos aquellos detalles que te hacen ser tan tú, tan esa persona de la que me enamoré: tu voz, tu sonrisa, tu caminar, tu ¿cómo se llama? Eres toda una divina.
Amor, mil gracias por este viaje, créeme que no sabes como me ayuda tu visita, aparte de que cada vez que estoy contigo me doy cuenta del porqué estoy viva.
Gracias Bebé.
Fue y es maravilloso. Y sé con toda la certeza del mundo que será más bello cuando tú y yo unamos nuestras vidas.
Nena, quiero que cuando pierdas o sientas que pierdes la fuerza, veas, leas y recuerdes todos nuestros momentos juntas.
Sabes, no voy a llorar -aunque ya quiero hacerlo- porque ahora menos que nunca te vas de mí, mi mujer.
Bebé, ya te dejo porque ya casi te vas y quiero seguir escuchando tu voz... Te amo (dicen que el que recalca algo significa agresividad, yo creo que es intensidad).
Te amo y espero ser tu esposa pronto.
Tu mujer, Ro.
PD: Hazle caso a Judith. PD2: Saludos a los gatos."
Fuimos al baño para darnos el beso de despedida y mientras caminábamos a la puerta de abordaje ella me decía:
- ¿Y si yo te dijera que me quiero casar contigo en 6 meses?
- Yo diría que está bien, que por mí perfecto.- Se quedaba callada un rato y luego volvía a preguntar:
- ¿Y si te dijera que nos casáramos en un mes?
- Pues llegando empezaría a buscar una casa para que las dos vivamos juntas...
- ¿Y si yo te dijera que me quiero ir ahorita contigo?
- Me harías la mujer más feliz del mundo.
Llegó el momento de despedirnos, nos abrazamos fuerte, yo no quería soltarla y las lágrimas comenzaron a brotar de mis ojos. Me dijo que íbamos a estar bien, que me cuidara, que me amaba y empezó a alejarse. Yo avanzaba sin perderla de vista... De pronto las dos nos detuvimos y sonreímos. Respiré profundo y cruce la puerta de abordaje.
Esa fue la última vez que la vi.
Esta historia continuará... cuando haya algo nuevo que contar.

19 comentarios:

  1. Woww!! siempre me dejas al pendiente leyendo cosas nuevas y detalles que yo no sabía jojo perrita...ya ráptala y llévatela a vivir contigo!!!

    ResponderEliminar
  2. y un acoston por que no?, jajaja

    ResponderEliminar
  3. Mariana3:38 p.m.

    Hola, solo quería decirte gracias por hacer caso a mi petición de que siguieras con tu historia. Me gusta como cuentas las cosas y es motivante para mi, que tambien tengo a alguien lejos, saber que a pesar de todo y con mucho amor, se puede mantener una relacion así.

    Y si... róbatela‼ :P

    Suerte y un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Anónimo4:54 p.m.

    CHUMIIIINA!!!! yupi!!! por fin la continuacion!!!! pues yo aki leyendo con gusto y si yo digo lo mismo que la lencha ya robatela... ya mas claro no lo puede decir: "hazle caso a judith" pues veo que tu relacion a distancia esta funcionando... felicidades ojala esta historia tenga el final feliz que tu quisieras ver... y pues yo esperare la siguiente parte... :)

    ResponderEliminar
  5. Silvered12:36 p.m.

    Yo tuve una relación a distancia por 5 años, los mejores recuerdos, los mejores días, se terminó por el mismo peso de la distancia, creo que la razón por la que no cristalizó es porque dejamos que las circunstancias empezaran a pesar mas que nuestros sueños. Ella es lo que siempre soñé, a quien mas amé, bueno, después de 2 años de no estar juntas puedo decir que la sigo amando, que hay una parte de mi corazón que siempre será de ella. Bueno, basta de tantas palabras, si me permiten dar un consejo no pedido les instaría a hacerlo lo mas rápido posible, a darse la oportunidad de construir, de reir, de llorar, de experimentar la costumbre, el día a día, en mi caso el esperar a que las cosas fueran ideales, a no lastimar a nadie, el miedo al riesgo, no funcionó. ¡Adelante chicas! al final del día lo dulce, triste y romántico se escucha mas bonito pero duele mas, deja mas vacío.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo1:12 p.m.

    K lindaaaaaaaaaaaaa historiaaaaaaa!!
    que linda tu!!!
    que linda Ro!!!
    Que lindo!!!!
    maniwis, pos ROBATELA!!
    asi mesmo le hacian antes!!
    Un BESO MUJER!!!
    k todo siga PERFECT!!

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias a todas :D ya veremos en qué paran las cosas, las tendré al tanto ;)

    ResponderEliminar
  8. lindo, lindo, extrañaba las historias, que bonito *-*

    ResponderEliminar
  9. yO mE cAso CoNtIgO.....!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  10. Anónimo10:31 p.m.

    pues yo digo que se la robe cuanto antes.
    yo le ayudo.

    saludos.
    maktub.

    ResponderEliminar
  11. Siiii!! Tenemos que hacer un plan entre todas para ayudarte a robartela, pero yaaaa!! yaaa!! robatela, robatela, robatela....!!

    ResponderEliminar
  12. Jajajajja ahora resulta! Siento como si estuviéramos confabulando para hacer un secuestro :P

    ResponderEliminar
  13. silvered3:36 p.m.

    Vamos aterrizando la idea, digan en qué ciudad quisieran vivir y cuál es su área de trabajo, buscamos a la red lencha (Alice style) para conseguir los trabajos y vemos qué se ocupa, a mí apuntenme con la noche de bodas o los pasajes, que no digan que las lenchas no somos solidarias chingao

    ResponderEliminar
  14. Jajajajjaja esto ya parece el Chumitón!

    Les agradezco sus buenas intenciones. Tenemos planes y toda la cosa, pero serán revelados en la siguiente parte de la historia.

    Tengan calma, el amor va viento en popa :)

    ResponderEliminar
  15. Anónimo10:08 a.m.

    Me ha conmovido mucho mucho tu historia esta muy Buena muy interesante por favor continuala por que queremos saber lo k sigue eres muy buena escribiendo chumina.

    besos para ti y para la lencha ah para lesbicienta tambien.

    ResponderEliminar
  16. girl_femme12:29 a.m.

    Increible tu historia! hubo partes que hasta pensé que estaba leyendo alguna novela, espero que sus sueños se cumplan y que nadie (mucho menos una mocosilla) les arruine todo lo que han construido... solo una pregunta: cual es tu trabajo?

    ResponderEliminar
  17. Bueno, para cuando escribí eso trabajaba en una agencia de publicidad que era parte de una empresa grande, por eso tanta política.

    ResponderEliminar
  18. Paulina9:05 a.m.

    No inventes!! Que historia más preciosa, no he leído nada más que esto pero me ha parecido increíble, la carta que te escribió es lo más precioso e inteligente, querida te felicito muchísimo por la excelente mujer que tienes y por lo bella que estoy segura que eres, wow, estoy maravillada!! Besos!!

    ResponderEliminar
  19. Tu historia es muy parecida a la mia...tbn tuve por mas de 4 años una relacion a distancia que bueno,no tuvo final feliz,ya no estamos juntas por muchas razones pero a pesar de todo yo la sigo amando y la extraño cada segundo...

    Me encanta leerte,muchas de las cosas que cuentas me son familiares o tbn las vivi en mi relacion...

    Tener una relacion a distancia es algo dificil pero nunca imposible.

    "La distancia es para el amor lo que el viento para el fuego...lo apaga si es pekeño,lo aviva si es grande..."


    Espero sigas contando que ha pasado con esa bonita historia...me encantaria leerlo.

    Saludos.

    ResponderEliminar

¡Buga la que no comente!