domingo, agosto 13, 2006

Los machines ante la mirada lencha

A petición formal de la Lencha, viene este post dedicado a Gabriel Dargelos, caballero de la Argentina que busca entender a su amiga lencha de hace 20 años.

El joven Gabriel dijo:

"Oí por ahi que muchas lenchas mmm como decirlo... Eligen serlo porque no encuentran o no encontraron un hombre que las haga felices, no solo sexualmente, sino intelectualmente y sentimentalmente. El informe decía que son el 60% (Argentina) las que mmm se hacen lenchas por opcion para decirlo de manera que se entienda..."

Cuando una lencha nace es una bebé como cualquier otra: por lo general tiene un papá, una mamá y hermanos. Con el tiempo irá a una escuela, saldrá a jugar al parque, tomará clases de ballet o algo similar y en la mayoría de las actividades sociales que tendrá se relacionará con hombres.

Ahora bien, por lo general en este lapso hay un cocowash muy fuerte de cómo debe ser una mujer: los vestiditos rosas, los moños, las clases de ballet, las florecitas, el hornito de juguete, las barbies, todo apunta a educar a una niña dentro del rol heterosexual.

La mayoría de las lenchas, en este punto de nuestras vidas, así chiquititas, no estábamos conformes con este rol. Yo dejaba que mi mamá me pusiera el vestidito para la fiesta infantil y que me peinara y me vistiera, pero apenas llegaba a mi casa me quitaba todo y andaba con sólo un short puesto.

Hay otras que asumieron el rol sin cuestionarlo, que sufren con los rituales de la feminidad pero los tomaron como una serie de requisitos para encajar. Créeme, cuando todas tus amigas alucinan por una muñeca estúpida que se ensucia, no te quedaba más remedio que jugar con ella, aún cuando mueras de ganas de tomar los juguetes de tu hermano o salir a colgarte de los árboles.

Cuando llegas a la adolescencia, el rol apunta a que tiene que gustarte un chavo. Te puedo decir que después de tantas telenovelas y películas de Disney, las fantasías románticas vienen en automático: quieres alguien tierno, cariñoso, idealista, detallista, blablabla. Y te puedo decir que en aquel entonces sí me gustaba algún chavo por un tiempito, pero nunca puse de mi parte para llevar las cosas más allá. Claro, igual tendría que ver que mi mente estaba demasiado ocupada: me la pasé los 3 años de secundaria suspirando por una amiga.

Pensando en retrospectiva y tomando las experiencias de otras lenchas, te puedo decir que las lenchas a esa edad vemos a los hombres como muy ajenos a nosotras, a lo mejor como cuates pero nunca nos sentimos comprendidas por ellos. Para mí a esa edad eran como extraterrestres. Mientras, del otro lado, tienes una serie de amigas tiernas, lindas, comprensivas, detallistas, idealistas... justo como Disney me lo prometió.

Las niñas heterosexuales parecen estar ciegas: interpretan las groserías, torpezas y boberías de los chavos como algo lindo o atractivo, cualquier cosa de ellos los atrae. Ahí es cuando te preguntas por qué no habías notado nada de eso. Cuando una lencha está con un hombre, nada encaja perfecto. Sí, las cosas pueden estar bien pero no hay ese algo que te emociona, que te hace perder el control.

Mi primer beso fue con un tipo en un antro, andaba totalmente despechada, con el corazón hecho pedazos. El chavo se me acercó, estaba muy guapo, bailamos, conversamos un poco y me pidió un beso. Who cares? pensé. Sentí adrenalina porque todos mis amigos vieron cómo me besuqueaba con un tipo guapo, pero después me sentí preocupada porque estaba pensando: ¿Y así se siente? ¿Tan equis? La poca emoción que sentía tenía más que ver con la culpa que con el placer. Hubo un tiempo en el que incluso pensé que tal vez no me gustaban los besos jajaja ¡qué tontería!

Luego un día la vida será sabia y mandará a una buena mujer que te haga temblar cuando la mire, que te haga estremecerte y volverte loca. De pronto, cataplum! Estás enamorada hasta las chanclas, como nunca pensaste que podías hacerlo. No tenías un problema de frigidez, ni trauma psicológico, entiendes por fin, que para ti el amor tiene cara de mujer.

En resumen: en el caso de las lenchas no se trata de que no haber encontrado al hombre que te haga feliz, sino más bien, de haberte dado cuenta de que lo tuyo son las viejas.

La historia puede variar, puede ser que la lencha en cuestión haya tenido varias experiencias satisfactorias con hombres pero que a la hora de despertar a la lenchez, el sentimiento haya sido tan intenso y la relación tan satisfactoria que ya no quieran dar vuelta atrás, sino pregúntale a la Lencha.

Ahora, veamos el segundo comentario de nuestro amigo Gabriel:

"Muchos hombres que conozco (amigos, conocidos, compañeros de trabajo) consideran el hecho de "levantarse" a una lencha como un triunfo de guerra, digamos... el corazón púrpura de los comandos Yankees hablando de seduccion... Me gustaría saber que opinan al respecto. Es decir... Consideran que hay mérito para un hombre que hace que una lncha cambie su preferencia sexual?"

Bueno, para empezar, si se levantaron a una lencha yo creo que se trata o de una bisexual o de una mujer que andaba experimentando con mujeres pero que no necesariamente era lencha. No te puedo hablar de estadísticas o de números porque la mayoría de la vida lencha ocurre dentro del clóset, pero en los tiempos en los que estamos viviendo hay mucha más libertad y muchísimos deseos de experimentar cosas diferentes en la cama. Hay gente que cambia de posición y hay gente que cambia a su hombre por una vieja.

Yo recuerdo a una niña que conocí hace algunos años que era lesbiana por militancia, por querer ser diferente e ir contra la corriente, adoraba la cultura lencha y le encantaba llamar la atención besándose con otras mujeres. Su máximo deseo era ir a una marcha gay, cuando a la mayoría de las lenchas salimos huyendo de los reflectores. Claro, su tirada nunca fue comprometerse en serio con una mujer.

En pocas palabras, lo más probable es que tus amigos no se tiraron a una lencha de verdad, sino más bien a una mujer que trataba de llamar la atención. La neta no creo que una lencha de verdad se preste en serio, yo hubiera salido corriendo a la primera insinuación jajaja.

Como comentario final quiero decir que la mayoría de las lenchas tiene amigos, tiene papá, tiene hermanos, primos y a todos ellos los aprecia y les tienen cariño, con los de más confianza se pondrá a bisquetear a las chavas lindas que pasen y se reirán de bobadas. Queremos a los machines, les tenemos aprecio y cariño... sólo no queremos tenerlos dentro de nuestra cama.

17 comentarios:

  1. waaaaaaaaau! Me emocioné... Muchas gracias por la dedicatoria!
    Me dejaste sin palabras. Voy a tomar un poco de aire a ver si me recupero.
    Gracias de nuevo por la dedicatoria y mucho mas por compartir tus experiencias :D

    PD: Tengo mucho mas en el tintero, espero que no les moleste...

    ResponderEliminar
  2. Para nada Gabriel, cuando quieras ;)

    ResponderEliminar
  3. Mucha certeza en tus palabras... realmente, el poder hacer lo que queramos, es lo que nos define como personas... y nada mas!


    saludos!


    Claro que conozco los orbs!! son pequeñas esferas de energia que se aparecen en las fotos y los videos de la gente... se le atribuye a espiritus o entes del mas alla manifestados en forma de pelotas de luz

    ResponderEliminar
  4. Bien mi chumis!...

    Gabriel...puedes preguntar lo que quieras!!! ya sabes que en este blog te encontrarás cosas serias, contadas con humor!! no todo es desgracia en la vida de una lencha...

    Yzak...gracias por el post nuevamente y ya sabes bienvenido tu también en nuestro blog...y después de esto, iré a ver el tuyo para ver que hay de orbs!

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Eso de los orbs me suena a un resoplido post-orgásmico.

    ResponderEliminar
  6. De nuevo yo y mi maldita curiosidad... Ayer hablando de todo un poco con mi amiga (en realidad creo que somos mas que amigos y un poquitín menos que hermanos), me contaba que hace un buen tiempo, tenía un consolador que era muy pero muy parecido a un pene natural, por su forma, volumen y temperatura (según ella, tenía un sistema que se calentaba al encenderlo) y que se lamentaba mucho por haberlo perdido en un viaje, ya que no había podido conseguir otro igual. A todo esto mi duda es: Si ella busca un consolador tan parecido a un pene, por que no se busca un pene de verdad? otra: Si una lencha pudiera tener de esclavo a un hombre que no hable o ni siquiera piense, pero que esté disponible para tener sexo lo harían?

    Una vez mas intentando desenmarañar el complejo ovillo psicológico de mi amiga que me esquiva las estocadas provenientes de mi curiosidad, les dejo un beso. (ya me puse confianzudo :D)

    ResponderEliminar
  7. Jajajajajajajajaja Gabriel...ahora si que me hiciste escupir el café!!! no mames!!!! (aqui el no mames no es grosería ok, so,...tómalo por el lado amable!..)

    Ya te hablaremos en otro post sobre los juguetes..mira que la chumis y yo estamos actualizadas en cuanto a juguetes sexosos se trata!...

    Por otro lado, deberé decirte me has matado con eso de tener de esclavo a un hombre que sólo se dedique al sexo conmigo...jejeje mira no sería mala idea pero hay un pequeño problema:

    en primera
    NO QUEREMOS UN CHICO...ES ALGO QUE YA TE EXPLICÓ LA CHUMINA..LO NUESTRO SON LAS VIEJAS

    y en segunda:

    A UN CONSOLADOR LO CONTROLAMOS, EL TIEMPO QUE SEA NECESARIO Y POR DONDE NOSOTRAS QUERAMOS!....MIENTRAS A UN HOMBRE....A VER DIME CÓMO LO CONTROLAS!!

    Pero definitivamente LO NUESTRO NO SON LOS NENES

    ResponderEliminar
  8. Ay Gabriel, tú sí que nos pones a trabajar la neurona lencha!

    Veamos tu pregunta:

    "Si una lencha pudiera tener de esclavo a un hombre que no hable o ni siquiera piense, pero que esté disponible para tener sexo lo harían?"

    Se parece a esas preguntas tipo cogerías con Supermán o Santa Clos? Y la respuesta es: con ninguno, porque no existen jajajaja.

    Ya en serio: la verdad es que hay de lenchas a lenchas y algunas pueden tener una fijación fálica, tal vez agradarles la idea del pene pero no gustarles para nada tener relaciones con hombres. Si les agrada la idea de llevar una relación con un hombre, entonces ya son bisexuales.

    Hay lenchas que de plano van a decir que no: no al hombre-juguete e incluso no al juguete sexual, aunque no se parezca para nada al pilín.

    ResponderEliminar
  9. Se me olvidó el remate jejeje:

    Lenchas vemos, gustos no sabemos ;)

    ResponderEliminar
  10. Jajaja..ya me imagino a don Gabriel Dragelos, imaginandose con una lencha!!!! eahhhhhhh verdad Gabriel?????

    que se me hace que tanta pregunta es pq quieres obtener consejos sobre cómo tirarte o levantarte a una lencha, te anticipo la respuesta: VUÉLVETE UNA MUJER jeje y de preferencia!! que se parezca a alguna de las diosas que actúan en The L Word.

    Naaa Gabriel Dragelos, el siguiente post igual irá dedicado a vos!!! saludos a donde quiera que andes!

    ResponderEliminar
  11. Cuando una lencha nace es una bebé como cualquier otra: por lo general tiene un papá, una mamá y hermanos. Con el tiempo irá a una escuela, saldrá a jugar al parque, tomará clases de ballet o algo similar y en la mayoría de las actividades sociales que tendrá se relacionará con hombres...
    Uffff... Lencha...

    ResponderEliminar
  12. Tienes un Post lleno de Verdad Lencha....
    *Chikitun Bombita.... lencha es mi Idolita ... @_@

    ResponderEliminar
  13. jajaja que pedo!!! lo escribió chumina! pero gracias por la porra!!!
    por cierto
    what is that= @_@

    ResponderEliminar
  14. Pues yo digo que pueden ser dos cosas: cara de hinoptizado o cara de "algo extraño acaba de entrar por mi pantalón".

    ResponderEliminar
  15. Kerubina@exilio11:18 p.m.

    Dos cosas: Una, me encanto lo de lencha por militancia. TeLos nombres de varias conocidas mias pasaron por mi mente. Dos: El gusto por el consolador o dildo es porque se siente rico y ya, a mi no me importa si se parece o no se parece o si inventan una cosa mejor. Ademas, no offense pero como dice el chiste, "yo solo quiero el chorizo, no el marrano completo"...

    ResponderEliminar
  16. Anónimo12:33 p.m.

    Me encanta...tu blog me gustaria ser tan libre como tu!!
    Felicidades

    ResponderEliminar

¡Buga la que no comente!