viernes, junio 30, 2006

El comienzo

Mi vida siempre ha sido muy tranquila. Desde pequeña sentí cierta atracción por las mujeres, lo atribuía a que teniendo puros hermanos pues esa fijación con el sexo femenino era por la falta de una hermana o algo así.



En mi historia estudiantil hay más amigas que amigos (sobretodo en la secundaria porque la cursé en una escuela de pura niña), en la prepa ya como que se "mixeo" el asunto, entrando a la universidad fue punto de partida para una etapa llena de lenchez.

La noté desde un principio, era callada en clase pero muy sociable con la mayoría del grupo; me dejaba toda estúpida con tan solo decirme "Hola". Yo por supuesto no le demostraba nada más que mi cortesía al contestarle.

Comenzamos a platicar en una fiesta que se organizó para festejar el fin de los exámenes del primer parcial. Me platicó de su novio (mmmm), de su familia, de su historia, en fin; de ahí comenzamos a platicar más en la escuela, de ser nadie pasé a ser su confidente, su amiga incondicional, su paño de lágrimas, quien le ayudaba a las tareas de la escuela.

Yo estaba feliz, porque esa mujer que me fascinaba, me encantaba, me parecía la mujer más deseable, bella y tierna de todo el planeta era MI amiga. "¡¿QUE ESTOY PENSANDO?!, esto no está bien, como voy a sentir algo más que amistad por una mujer, ¿que me pasa?, ¿estoy enferma?".

Una noche de diciembre fue el día perfecto para invitarla a quedarse a dormir en mi casa. Todo normal, cero maldad ni nada que se le pareciera. Nos acostamos y como ninguna tenía sueño comenzamos a jugar cosquillas (ella súper sensible a las cosquillas y yo soy adicta a hacerlas), nos reimos un rato, platicamos de tonterías y nos dormimos. Al otro día me desperté antes que ella, me acomodé para mirarla detenidamente como dormía y no lo podía creer, era como un sueño hecho realidad, la mujer más perfecta en el mundo estaba junto a mí, en mi cama, era la situación más cercana a la perfección que podría haber vivido. Pero lo increíble para mí estaba por suceder...

2 comentarios:

  1. Anónimo2:55 p.m.

    jajajaja.. pinche araña panteoneraaaa... estabas en otro mundooo.. biEn orgasmeada jaja..

    las joterias de una lencha..

    ResponderEliminar
  2. si la secundaria de mujeres es el mayor semillero lencho, pero sabes yo desde la primaria me enamoraba de mis amiguitas pero luchaba encontra de mis sentimientos y lo confindia con una super amistad y en la secundaria hasta sentia celos de los novios de mis amigas, ya en la prepa me controlaba un poco mas y pues me deprimia por que me cae que pensaba "ay dios por que no fui hombre para ser el novio de fulanita" y cosas asi por el estilo, en universidad pues como que siempre fui un poco extraña por que casi no tenia novio y cuando llegue a tenersolo fue por el "que diran" y pa no levantar sospechas.
    pero adoraba hacer pijamadas o era algo fantastico que fuera a la pijam la amiga que te hacia suspirar y que provocaba que la imginacion volara al inficito y mas alla, y recuerdo que tb me gustaba verla dormida, jugar a "boooliiita, booliiita" que era algo asi como una montaña humana donde se aventaba una encima de otro y las demas encima de todas, y platicaban sobre quien era la mas tetona o la mas nalgona, etc. jejeje no cabe duda que recordar es revivir momentos si vieras la sonrisa que tengo ahora, eso si siempre disimulaba muy bien mi lenches y trataba lo mas posible de que mis ojos no me traicionara y se controlaran vieran lo que vieran ya sabes lo que es "el arte del buen fingir"

    ResponderEliminar

¡Buga la que no comente!